El veto de Donald Trump a Huawei le ha costado US$ 2000 millones a una compañía estadounidense

Broadcom es una de las primeras compañías tecnológicas en cuantificar el daño producido por la prohibición de hacer negocios con el gigante chino.