Investigan una llamada de los iraníes que llegaron a la Argentina con pasaportes falsos

Habría sido a un estudio de abogados especializados en migraciones. Los iraníes compraron un chip en el Aeropuerto de Ezeiza que colocaron en un celular. Otro teléfono no pudo ser abierto

Desde el Centro de Comando y Control del Ministerio de Seguridad, donde está monitoreando el acto de homenaje por los 27 años del atentado de la Embajada de Israel, una alta fuente confirmó que los iraníes que entraron al país con pasaportes falsos realizaron desde un celular un llamado de 85 segundos a un número local. El teléfono fue comprado en España y tiene doble chip, uno europeo y otro argentino, que los detenidos compraron en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza cuando aterrizaron en Buenos Aires.

Por lo que se supo en ámbitos judiciales, esa llamada fue a un estudio de abogados especializado en migraciones, por lo que es de esperar que en las próximas horas se conozca más información en torno a la actividad que esperaban desarrollar en la Argentina.

"Estamos haciendo la trazabilidad de ese llamado y analizando de adelante para atrás todas las cámaras con sus movimientos, tratando de conocer cada taxi que se tomaron y hacia dónde", aseguró la fuente. Agregó que "lo que buscamos averiguar es si se reunieron con alguien en los tres hoteles por los que pasaron, pero aún no encontramos nada". Y especuló que las próximas 24 o 48 horas son vitales para tener un panorama más claro de los contactos que pudieran tener en el país.

Los contactos locales son clave para la investigación que se está realizando. A esta altura de las cosas, la suposición oficial es que se trataría de dos expertos que viajaron a la Argentina para preparar una actividad con ciertas exigencias técnicas. Ni en off the récord las fuentes quieren pronunciar la palabra "atentado", pero en un país que ya sufrió dos y de gravísimas consecuencias, lo que se tiene en claro es que solo pueden hacerlo con ayuda, lo que hasta ahora no pudo ser verificado.

En rigor, tampoco está la confirmación de que los ciudadanos son iraníes, como ellos dijeron.Interpol-Irán aún no confirmó ni los nombres ni la nacionalidad. "Hasta ahora no nos dijeron nada", se aseguró en el Ministerio de Seguridad.

Los investigadores también encontraron entre las pertenecientes de la pareja otro celular, pero como quienes dicen ser Netanel Toledano y Rivka Toledano no quisieron revelar la clave, aún no se pudo verificar su actividad, lo que podría demorar más de dos meses, por las dificultades que genera ese dispositivo para ser abierto.

Ambos detenidos dijeron ser iraníes disidentes del régimen, no hablan hebreo ni español y mal el inglés, por eso el juez Luis Rodríguez dispuso la intervención de un traductor de farsí, que sería vital para asegurar que efectivamente son iraníes.

Otro dato curioso es que se encontró entre sus pertenencias una tarjeta de crédito de Malasia, aunque en ningún momento dijeron que habían estado en ese país. Tampoco se sabe cómo obtuvieron los pasaportes israelíes falsificados, si los compraron o alguien se los facilitó en España o en algún otro país por el que hubieran transitado.

Voceros del Gobierno informaron que hoy por la mañana, la ministra Patricia Bullrich informó en Gabinete nacional sobre la situación de los iraníes detenidos y que Mauricio Macri felicitó a la funcionaria por el accionar que permitió subsanar en pocos días el error cometido por personal de Migraciones al dejarlos entrar, y pidió que se tomen las previsiones para que queden presos "todo el tiempo que sea necesario" hasta que se aclare la situación.